¿Qué es el enfoque ericksoniano en terapia?

El enfoque ericksoniano en terapia representa a una comunidad internacional de personas inspiradas en el trabajo pionero del psiquiatra estadounidense Milton H. Erickson. Las personas que se identifican a sí mismas como terapeutas Ericksonianos han participado en un programa de entrenamiento sistemático organizado por la Fundación Milton H. Erickson o por uno de los institutos Ericksonianos acreditados en diferentes países alrededor del mundo.
La Fundación Milton H. Erickson nació en octubre de 1979 en Phoenix, Arizona, y desde entonces se ha dedicado a promover y hacer progresos a las contribuciones en la ciencia de la salud mental hechas por Milton H. Erickson.

Con este objetivo, la Fundación provee educación permanente por medio de conferencias, pequeños grupos de entrenamiento y publicaciones para la salud y para profesionales de la salud mental. Además del trabajo de la Fundación Erickson, localizado en Phoenix Arizona, existe también una red de Institutos Ericksonianos que se han extendido alrededor del mundo que a su vez buscan avanzar en la Terapia Ericksoniana en sus respectivas áreas geográficas.

Esta línea de profesionales afiliados ha obtenido permiso de la fundación para usar el nombre de Milton H. Erickson en sus organizaciones, las que son dirigidas por profesionales que han cumplido con los requerimientos de la fundación Milton H. Erickson para su elección. Han recibido óptimas recomendaciones de profesionales ya afiliados y han mostrado conocimiento de los métodos Ericksonianos. El cuerpo directivo de la fundación revisa la aplicación de cada instituto para asegurarse que cumple con los estándares requeridos.

La fundación Milton H. Erickson se ha preocupado de enviar a los institutos Ericksonianos un manual que ayude a clarificar la comunicación, investigación, práctica y estándares globales para un entrenamiento en terapia Ericksoniana, cuya intención general es sólo asegurarse que cualquier persona que diga practicar, investigar o enseñar terapia Ericksoniana pueda medirse en base a un set de estándares acordado universalmente.

El conocimiento y destrezas de una disciplina particular constituyen las competencias nucleares de esa mirada. Una competencia fundamental es una capacidad humana medible que se requiere para una ejecución efectiva (Marelli, Hogei y Tondora, 2004). Estas competencias incluyen el conocimiento, destrezas y habilidades que se requieren antes que la/el practicante pueda decir que está utilizando un modelo particular.

Al igual que otras terapias basadas en la evidencia, la terapia Ericksoniana es conceptualmente un enfoque distintivo de terapia con competencias nucleares específicas que pueden enseñarse y medirse en la práctica. La evidencia de estas competencias nucleares hace que la educación basada en la evidencia sea posible. Estas competencias fundamentales consisten en una serie de principios que guían la maestría en la terapia Ericksoniana y consisten en destrezas relacionales y un conjunto de competencias nucleares que son nodales a la práctica de la terapia Ericksoniana.

Ante la pregunta de “En su opinión, ¿cuáles son las destrezas esenciales del/la practicante ericksoniano/a?” hecha a terapeutas distinguidos y practicantes Ericksonianos en el mundo, el acuerdo obtenido entregó cuatro principios amplios. Ellos respondieron, en términos generales, qué destrezas clínicas se consideran esenciales para que un/a practicante ericksoniano/a sea completamente competente, las que relevaríamos como las destrezas relacionales del/la terapeuta ericksoniano/a (observación, valoración, cultivo y desafío).
Para lograr un grado mayor de especificidad y terminología operacional se hizo un nuevo análisis, esta vez intensificando en la más alta frecuencia de respuestas, lo que devino en seis puntos:
1.    Cortar a la medida
2.    Utilización
3.    Estratégico
4.    Desestabilización o confusión
5.    Experiencial
6.    Naturalística

Más específicamente, los expertos están de acuerdo en que, más que todo, Erickson aceptaba a las personas y estaba dispuesto a validar sus mundos y sus acciones (una aproximación no directiva a la terapia); pero también los expertos acordaron que Erickson usaba métodos provocativos, la confrontación terapéutica y tareas conductuales en su tratamiento (aproximación directiva a la terapia). Por lo tanto, este aspecto multidimensional de su trabajo puede verse hoy día en los practicantes de la terapia Ericksoniana.
¿Cómo puede uno reconciliar estas diferencias de forma que puedan ser fácilmente conceptualizadas y entenderse?
La solución proviene de las 6 competencias clave que se traslapan con las destrezas relacionales de observación, valoración, cultivo y desafío. Las cuatro destrezas relacionales identificadas representan polaridades que se contrarrestan una a la otra resultando en una aproximación terapéutica más estable. Para entender esto, estas dualidades aparentemente incompatibles son fuerzas complementarias que funcionan juntas del mismo modo que la alegría y la rabia se contraponen y pueden estabilizarse la una a la otra.